Si estás atento a las noticias, es difícil no preocuparte pensando que vamos a ser reemplazados por máquinas o procesos automatizados que no necesitan obra social, vacaciones pagas ni almuerzos empresariales.

La tecnología ha generado cambios profundos en la industria del Active Placement. Linkedin, sitios de empleos a los que se puede acceder con el celular, ferias de empleo virtuales y chatbots son solo algunas de las maneras en que la nueva tecnología está transformando el sector.
El chatbot de LHH, Ella, es un buen ejemplo de cómo la inteligencia artificial mejora algunos procesos del Active Placement. Ella recolecta y analiza datos relevantes sobre cada individuo que busca empleo para ayudarlos a encontrar oportunidades de trabajo. Es una herramienta excelente para ayudar a encontrar las ofertas de trabajo más prometedoras.

¿Significa el éxito de nuestro chatbox Ella el final del factor humano? Outplacement es un buen ejemplo de una industria que está aprovechando la inteligencia artificial para optimizar sus procesos sin reemplazar las interacciones humanas. Revisar currículums e identificar candidatos potenciales ha sido durante muchos, muchos años un eslabón débil en la cadena de adquisición de talento: es laborioso, insume mucho tiempo y es difícil de objetivizar.

Las investigaciones han demostrado que en selectores de talento y decisores de contratación existen los sesgos de género, raza y edad, mientras que por otro lado hay señales tempranas de que las herramientas con IA funcionan mejor que los motores de búsqueda activados semánticamente, y aún mejor que la clasificación humana.

Harvard Business Review analizó 17 estudios estadísticos diferentes que comparaban evaluaciones mecánicas y humanas de solicitantes de empleo o ingreso a universidades. El reporte del HBR concluyó que en casi todas las instancias las maquinas superaron los procesos guiados por personas cuando se trataba de identificar al mejor postulante. Sin embargo, los autores del estudio no recomendaron la eliminación total del factor humano.

La IA, señalaba el artículo, era más efectiva en “achicar el campo” para identificar a los candidatos más prometedores; las decisiones finales podían y debían quedar a cargo de las personas.
Este debate es muy importante para Lee Hecht Harrison, porque estamos siendo pioneros en introducir procesos y tecnología que están acortando más que nunca el puente entre el talento desempleado y los recruiters.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *