La mejora de la productividad del colectivo trabajo ha sido una de las preocupaciones importantes de las organizaciones y ha atravesado diferentes etapas desde los «baby boomers» a hoy que encuentra a la generación millennial, con factores determinantes en la motivación laboral los cuales no están tan ligados, o al menos no exclusivamente, a los incentivos monetarios.

A los nuevos empleados, cada vez más preparados y educados en unos valores diferentes, les motivan otras cuestiones, entre las que destacan estas cuatro:

La autonomía en el trabajo. Cuando un empleado tiene la suficiente libertad para tomar decisiones y organizar su trabajo sin depender en todo momento de la aprobación de su superior, se vuelve más activo y creativo, lo que redunda en un trabajo de más calidad y rentabilidad.

La flexibilidad. Entendida en su modo más amplio: de funciones, objetivos, horarios, métodos de trabajo, etcétera.

El networking. Un estudio de LinkedIn entre empleados españoles sitúa a los actos y eventos de networking como la mejor manera de desarrollarse profesionalmente y poner en marcha proyectos interesantes.

La motivación trascendente. Además de la motivación intrínseca y de la extrínseca, la nueva hornada de trabajadores sienten una gran satisfacción por formar parte de una empresa que promueva valores solidarios, de defensa del medio ambiente y de la justicia económica y social. Es lo que se conoce como motivación trascendente.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *