Los gerentes y los líderes necesitan facilitadores de soluciones en un equipo, y no colaboradores que se quejen. Pero a menudo los conflictos con colegas no son fáciles de resolver, por lo que la productividad, la innovación y la colaboración se ven afectadas.

Entonces, ¿cuándo es aceptable llevar un conflicto a su manager sin comprometer su reputación como un facilitador competente y maduro? ¿Cuándo está bien decir que ha hecho todo lo posible y que ahora necesita ayuda? Hágase las siguientes preguntas antes de acercarse a su supervisor para evitar el más complejo de los caminos:

  • ¿Ha sido proactivo? El proceso de resolución del conflicto debe comenzar lo antes posible, para que los resentimientos no se agiganten. Escriba lo que ha hecho para resolver el problema y cuáles son las respuestas que ha recibido. Esto no solo le será útil a su gerente para entender la situación, sino que ilustrará sus habilidades de resolución para ofrecer soluciones alternativas.
  • ¿Cómo es que el conflicto afecta al negocio? No permita que sus emociones interfieran y evite hacer prejuicios en base a las situaciones. Es mucho más profesional decir «Cuando Linda no responde mis llamadas se generan demoras en las órdenes y nuestros clientes presentan un 40% más de reclamos», que decir «Linda tiene una mala actitud».
  • ¿Su supervisor está en condiciones de ayudar? Haga sugerencias para solucionar la situación. De todas formas, recuerde que si la performance de una persona está dañando al equipo, es la responsabilidad del gerente llevar a cabo un plan para enmendar la situación.

Los conflictos de oficina son algo común, sin embargo genera un clima muy incómodo. Cuando esto suceda, hable honestamente, dando un feedback que describa los comportamientos que está notando e incluya ejemplos específicos sobre cómo están afectándolo a usted o al equipo. Recuerde que los conflictos pueden ser una gran oportunidad para aplicar sus habilidades de comunicación. Requiere mucha valentía prestarse a conversaciones abiertas y sinceras, en pos de conseguir una solución.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *