La capacidad de concentrarse al realizar una tarea es un factor relevante de la productividad. Cada persona tiene su propio «click» hay quienes gustan de la música otros del silencio.

Las redes sociales y los dispositivos móviles multiplicaron además las fuentes de distracción que estas personas encuentran a la hora de prestar atención.

Pero según los expertos, es posible entrenar a la mente para que deje de divagar y se centre en la misión que tiene por delante. Estos son cuatro consejos relevados por la BBC para lograrlo.

1. Alimentarse e hidratarse
Al saltearse el desayuno, la adrenalina entrará en acción y hará al individuo sentirse estresado, explicó Harriet Griffey, autora del libro «El arte de la concentración».

Lo que es bueno para el cuerpo, también lo es para el cerebro: combinar proteínas con carbohidratos para estabilizar los azúcares en la sangre y beber agua en abundancia, ya que la deshidratación reduce la capacidad de concentración.

2. Darle más a tu mente
Según una teoría propuesta hace casi dos décadas por la profesora de psicología y ciencias del cerebro del University College de Londres, Nilli Navie, añadir deliberadamente ciertas distracciones (incluir sonido de fondo mientras uno trata de concentrarse) reduce las chances de distracción.

Esta teoría, que en inglés se llama «Load theory» y que en español podría traducirse como «teoría de la sobrecarga», sugiere que esto funciona porque nuestra atención es un recurso limitado. Si se llena cada espacio de la misma con algo, no queda espacio para ninguna otra clase de distracción.

3. Hacer garabatos
Según reseña la revista científica New Scientist, en un estudio se le pidió a un grupo de voluntarios que escuche una grabación con una voz particularmente aburrida.
Aquellos a los que se les permitió hacer garabatos en una hoja mientras la escuchaban, recordaban más lo que ésta decía que aquellos a los que no se les permitió.

El contenido de los dibujos también resultó importante: si los garabatos están relacionados con lo que estás intentando memorizar, pueden considerarse como un deambular intencional de la mente, que puede ayudar al enfoque en la tarea.

4. Hacer una pausa y dar un paseo
A diferencia de un entorno urbano, un ambiente natural ayuda a liberar estrés. Para una investigación de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, se le pidió a un grupo de estudiantes que den un paseo por la ciudad, mientras que otro fue enviado a dar una vuelta por un espacio verde, lleno de árboles. El segundo grupo obtuvo una puntuación mejor en pruebas de concentración.

Dar una vuelta por un parque, sentarse en el pasto o tomar un descanso al aire libre puede ayudar a la concentración. Asimismo, el ejercicio colabora a reducir la ansiedad y aumentar la capacidad mental.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *