Para aquellos ahorristas que tienen ganas de poner el cuerpo, este sistema aparece como una alternativa atractiva. Riesgos, costos y rubros ideales según el perfil.

Con presencia en distintas categorías y una amplia variedad de marcas en el mercado, las franquicias crecen en la Argentina y se presentan como un negocio observado por muchos inversores. A diferencia de otras inversiones en las que se puede tener un rol pasivo y solo sentarse a esperar, este modelo implica un gran esfuerzo por parte del interesado.

La rentabilidad es un factor fundamental a la hora de definir una inversión. Sin embargo, Carlos Canudas, director de Estudio Canudas, avisa que el principal error de los interesados es buscar una franquicia fijándose únicamente en el rendimiento que aportará. “Es condición para el éxito que busque un concepto de negocio que le guste, que le de ganas de ir a atenderlo”, destaca. Como segundo consejo, Canudas recomienda paciencia en la búsqueda.

El riesgo asumido es similar al que puede haber en un negocio fuera del sistema de franquicias, aunque Mariano Otálora, especialista en finanzas, menciona una ventaja. “En una franquicia se ingresa a un modelo funcionando y con un historial de éxito comprobable”, dice. En cambio, como una debilidad habla de que no se tiene total autonomía en las decisiones ya que las franquicias tienen un modelo de negocio que hay que respetar. “El gran error de muchos inversores es que creen que una franquicia es mágica y en términos de esfuerzo y dedicación es distinto a otro trabajo. La marca ayuda y respalda, pero la cantidad de horas, el esfuerzo y la dedicación no cambia”, aclara Otálora.

“Puede haber riesgo cuando se adquiere una franquicia por moda o con una mala ubicación. Un mal local complica hasta al mejor de los franquiciados”, interpreta Canudas y aclara: “Si el recorrido de la franquicia no es el esperado, los inversores no perderán todo el capital, porque hoy hay un mercado secundario en el sistema, que es la compra de franquicias que ya están operando, sea tanto por el franquiciante o por potenciales franquiciados; además, existen frecuentes relocalizaciones y en las marcas más serias existe una fuerte ayuda o asistencia para que el negocio funcione”. En ese sentido, destaca que en franquicias el índice de mortandad es inferior al 10% durante cinco años.

Fuente: Apertura.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *