Un poco de historia, el correo electrónico empezó a desarrollarse en 1961, en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (más conocido como MIT, por sus siglas en inglés), a partir de experimentos que demostraban que distintos usuarios podían acceder a la misma computadora desde terminales remotas y guardar archivos en el disco. Esto reveló nuevas posibilidades en la forma de compartir información.

Hoy día es una herramienta primordial en la comunicación, pero a es necesario utilizarla de manera eficiente para que no interrumpa nuestro trabajo. En este momento debemos tener presente dos conceptos muy importantes:

«La eficiencia se refiere a hacer las cosas bien, es obtener el mejor o máximo rendimiento utilizando un mínimo de recursos. La eficacia, por otra parte, es hacer las cosas de la manera correcta y de esta manera alcanzar el resultado deseado.»

El análisis del uso del correo electrónico propone las siguientes recomendaciones:

1. Bandeja de entrada:los correos solo deben permanecer aquí hasta que sean trasladados a otra de las carpetas. La excepción a esta regla es cuando has respondido a un mail y estás esperando una nueva respuesta antes de decidir a qué carpeta moverlo.

2. Hoy: lo que requiere una respuesta hoy.

3. Esta semana: lo que requiere una respuesta antes del final de la semana.

4. Este mes / trimestre: la periodicidad de esta carpeta a largo plazo depende de la naturaleza del trabajo que se realice.

5. FYI: aquí guarda los mails informativos a los que cree que quizá tendrá que hacer referencia más tarde. Y he aquí un gran consejo de Hanlon: no hace falta que respondas a estos correos. Quizá sólo querías ser cordial, pero la gente no espera tu respuesta. Y quitarás un peso de encima a sus bandejas de entrada.

Si se utiliza este sistema de carpetas se evita, por ejemplo, responder a un correo sólo para que conste que te ha llegado y responder de nuevo al final del día con lo que se requería en él. El correo espera en la carpeta «hoy» hasta que puedas atenderlo, no se te olvidará y no hará falta ese correo previo de confirmación de recepción.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *