Una reciente encuesta de Lee Hecht Harrison reveló que un tercio de los trabajadores salen de vacaciones con sus equipos electrónicos, mientras que el 58% lleva un smartphone o laptop. Sólo un 9% se desconecta completamente. ¿Los empleados definen por sí mismos cuál es el papel que juega la «tecnología omnipresente» durante las vacaciones? ¿O se sienten presionados a mantenerse conectados?

Algunos prefieren quedarse conectados al correo electrónico en el tiempo de descanso. Los puede ayudar a reducir el estrés, permitiéndoles manejar sus comunicaciones de manera proactiva, mientras estén afuera. Pero para otros, la necesidad de desconectarse por completo y recuperar energías es de suma importancia.

Como líder, debe preguntarse cómo acompaña la necesidad de aquellos empleados a desconectarse por completo, con el fin de relajarse y aprovechar el tiempo libre. Si espera que los empleados regresen de sus vacaciones sintiéndose renovados y llenos de energía, debería primero examinar su cultura organizaciones y la presión real (o percibida) sobre sus empleados a mantenerse conectados con el trabajo.

Dos reglas para ayudar a sus empleados a desconectarse:

  • Establezca expectativas. Tenga conversaciones pre-vacaciones con los miembros del equipo para revisar qué proyectos están en juego, lo que está en el horizonte, que se está cubriendo en durante las ausencias, a qué situaciones llamarán «emergencias» y cómo deben ser manejadas, y qué deben decir los correos electrónicos de respuesta automática. Mientras que algunas funciones requieren un mayor grado de sensibilidad que otras, es importante que todo el mundo sea capaz de salir del trabajo por unos días y disfrutar del tiempo libre. Un plan de respaldo siempre debe estar en su lugar para asegurar la cobertura.
  • Aclare las prioridades. ¿Usted envía mails a miembros del equipo durante sus vacaciones? Si es así, deténgase y pregúntese: «¿Es esto una prioridad o puede esperar?». Use la marca de «carácter prioritario» para ayudar a sus colaboradores a tomar decisiones en cuanto a lo que hay que deba abordar y cuándo. Ser bombardeados con mensajes de correo electrónico mientras se está de vacaciones, puede sumar una gran cantidad de estrés, por lo que es difícil relajarse completamente y disfrutar del tiempo libre.

Los empleados no son todos iguales. Tómese el tiempo para entender lo que necesitan para recargar energía física y emocional, y -si es necesario desconectar- establecer un plan para cubrirlo.

Por Helene Cavalli

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *