En pocas palabras, podemos decir que el Liderazgo es visión, innovación, claridad, inclusión y acción. También se trata de algo enteramente situacional; no importa qué tan bien esté entrenada una persona, nunca se está liderando las 24 hs. Es uno quién decide cuándo y cómo realizar acciones para llevar adelante un equipo.

Nuestras habilidades de liderazgo se tornan más fuertes a medida que las utilizamos. Un estudio realizado por McKinsey y The Conference Board indica que el 90% de los CEOs planean invertir en programas de desarrollo de liderazgo porque ven que es la clave para hacer frente a los conflictos de las compañías.

Partiendo de esta filosofía, podemos recomendar 5 ejercicios para aplicar día a día, y así desarrollar y mejorar las habilidades de liderazgo:

  • Tome decisiones conscientes: En muchas reuniones de trabajo solemos ver el siguiente problema: Se fija una fecha, se pautan los puntos a tratar, pero durante el tiempo de encuentro, algunos temas suelen ser olvidados. Es así como el día continúa, pero no se ha podido acordar los pasos a seguir sobre determinadas tareas. En ese momento usted puede decidir hacer hincapié en aquel tema que necesita resolver, para poder continuar con su gestión.
  • Escuche con atención otros puntos de vista. ¿Es capaz de escuchar a alguien más sin juzgarlo? Puede ser difícil si no se hace un ejercicio consciente sobre la importancia de este punto. Se hace más fácil dialogar -y de hecho las conversaciones serán más productivas-, si se puede reservar el juicio y la acción hasta después de escuchar el punto de vista de otra persona.
  • Resuelva hoy los problemas de hoy. Es cierto, las credenciales, conocimientos y experiencia son importantes para el curriculum. Pero lo que lo ayudará a consolidarse como un líder resolutivo es lo que pueda producir día a día. Por eso, no debe dejar para más adelante todo lo que necesita una urgente resolución.
  • Consiga el feedback que necesita. No únicamente el que su jefe o equipo le pueda dar. Como líder, usted necesita saber qué piensa también las personas que están bajo su cargo. Un buen puntapié para conocer su opinión es preguntarles qué cambiarían en su gestión para mejorar los procesos.
  • Forme parte de su equipo. Los líderes crean proyectos y suelen asumir que todos entenderán que ellos están para supervisar y aprobar el trabajo realizado. Una manera eficaz de acercarse a su equipo, por el contrario, es trabajar con ellos diariamente, para que todos entiendan con claridad cuál es el camino a seguir. Es fácil liderar cuando el equipo lo considera un compañero más.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *